Conectarse

Recuperar mi contraseña

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de Foro de Cine - Noviembre Digital en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de Foro de Cine - Noviembre Digital en tu sitio de bookmarking social


Un Lugar Para Soñar

Ir abajo

Un Lugar Para Soñar

Mensaje  Víctor Gálvez el Dom Ene 01, 2012 10:56 pm

Título original: "We Bought A Zoo". País de producción: Estados Unidos. Duración: 124 minutos. Año: 2011.
Director: Cameron Crowe. Actores principales: Matt Damon, Colin Ford, Maggie Elizabeth Jones, Scarlett Johansson, Elle Fanning, Thomas Haden Church, Angus Macfadyen, Patrick Fugit, John Michael Higgins.

Al empezar escribiendo estas líneas, me sigo preguntando si necesito ver "Holocausto Caníbal", "Posesión Infernal", "La Cosa", o cualquier otra película a modo de insulina, tal como lo anhelaba mi cuerpo el pasado viernes al salir del cine después de ver "Un Lugar Para Soñar". Pero, y sin ánimo de entrar a valorar la traducción española del título original, la verdad es que me siento un poquito mejor de lo que estaba antes de entrar en la sala de cine. Y eso, de entrada, ya es mucho.

Tampoco tengo el ánimo de etiquetar a las personas, pero empiezo a reconocer en Cameron Crowe al Frank Capra de nuestro tiempo, solo que la distancia artística que separa a estas dos personas hace que, de inmediato, pida perdón a cualquiera que se haya sentido ofendido, especialmente si echas de menos a Jimmy Stewart. Está claro que la esperanza es lo último que se pierde, y ¡qué bello es vivir!, pero el Sr. Crowe sabe lo que hace, sabe tocar la tecla sentimental, apoyándose en unas pocas claves que delimitan con claridad (sino, vean cualquier otra película suya, cualquiera) una obra artística con personalidad propia.

Y es que su última película es todo Crowe. Desde sus místicas y añoradas referencias musicales, pasando por una historia (sí, lo sé y lo advierto) tan edulcorada como efectiva en su tratamiento post-operatorio, hasta llegar a una serie maravillosa (e irreal) de personajes secundarios, nuestro director apuesta por meternos de lleno en un río cargado de emociones, de sentimentalismo, de experiencias que debieran enriquecer nuestra propia vida, para llegar a un final donde sólo nos queda desnudar nuestro corazón y nuestros sentimientos, para reconocer sin tapujos que, al final de nuestro camino, nos queda únicamente el amor a nuestros seres queridos.

Y después de secarme la baba, también he de reconocer que a Cameron Crowe se le ve, más que nunca, el plumero de la manipulación, algo por lo que su anterior película, "Elizabethtown", fue un rotundo fracaso en su filmografía. Una edición torpe, unida a ciertos momentos innecesarios, hacen que el resultado global de la película sea de menor entidad de lo que hubiese podido llegar a ser. Pero, en esta ocasión, la salvación llega de la mano de unas actuaciones maravillosas, destacándose por encima de todos un actor que debe de considerarse, YA, el más grande de su generación. Y es que Matt Damon logra lo que en su día hicieron Marlon Brando o el referenciado Mr. Stewart, y no es otra cosa que levantar un guión y un personaje de tal forma que quede impresa una personalidad abrumadora, un sello artístico único. Y no me refiero a ver en el personaje de Benjamin Mee unas maneras dignas del temido Vito Corleone. Precisamente lo que más valoro es la versatilidad y la capacidad del Sr. Damon para meterse en una historia muy comprometedora y salir de ella con la mayor diginidad posible.

Y del resto de los actores destaco a Colin Ford y a Maggie Elizabeth Jones como los hijos que intentan salir adelante superando los pequeños golpes que da la vida, así como a un irreconocible Angus Macfadyen, nuestro recordado noble y traidor de William Wallace, en la obra cumbre de Mel Gibson. Y lamento profundamente la absurda utilización de Scarlett Johansson, ya que su personaje no da para más allá de continuas miraditas de amor consagrado al personaje principal. Pero ,al menos, nos queda su siempre agradecida presencia.

En definitiva, "Un Lugar Para Soñar" nos hará diabéticos, sin duda alguna, pero podremos decir, sin remordimientos, que el azúcar que nos envolvió durante dos horas de nuestra vida fue, visto lo visto, una sana experiencia.

Lo mejor: MATT DAMON, y la última escena en el restaurante.
Lo peor: algunas torpezas en el guión y en la dirección de Cameron Crowe, inaceptables si sabes que dirigió Jerry Maguire y Casi Famosos.

7/10.


Víctor Gálvez
Usuario
Usuario

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 17/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.